fbpx

Te explicamos rápidamente cómo limpiar los cristales de las ventanas y dejarlos perfectos. Los cristales de las ventanas cogen fácilmente suciedad. En ocasiones, después de limpiarlas, nos damos cuenta que no hemos realizado el trabajo correctamente. Entonces el enfado se apodera de nosotros e incluso le cogemos desgana a su cuidado.

Te facilitamos algunos consejos para que tu labor con esta tarea sea altamente productiva y eficiente:

1. El vinagre, un aliado infalible

Hay limpiadores que pueden obtener un resultado similar, la acción del vinagre es muy eficaz. Y ojo, no resulta incómodo a la hora de olerlo como te puede parecer. Y una cuestión importante, evitas productos químicos que pueden provocar alergias.

Para limpiarlas de una forma sencilla y simple es necesario mezclar una parte de vinagre blanco con tres partes de agua caliente. 

2. El paño para limpiar ventanas

El abanico de paños para el uso de la limpieza es altamente variado. Pero lo más adecuado es limpiar ventanas con papel periódico. No deja residuos y tienes un trabajo completo y brillante.

Y sobretodo puedes frotar el cristal sin miedo a ningún tipo de rayadura. El papel periódico dejará una capa invisible muy fina que evitará que tus cristales se ensucien fácilmente.

3. Limpiar ventanas en un día nublado

En un día nublado, no en un día de lluvia, cuidado. Ese es el día para el limpiar los cristales. En un día soleado la luz del sol imposibilitará que la espuma del limpiador se seque, realizando huellas antiestéticas.

4. Vertical y horizontal

Después de limpiar los cristales tanto por dentro como por fuera, no te gusta el resultado. Es la verdadera pesadilla pero tienen una solución.

Cuando limpies los cristales por ambas caras, haz limpieza de lado a lado en la parte interior y movimientos verticales en la parte externa. Te ayudará a saber de qué lado se está la una marca que buscas.

6. Para las persianas

Puesto que no todas las ventanas cuentan con cristales, algunas son de persianas. Estas están expuestas al exterior por lo que necesitan que se limpien. Pero limpiarlas es muy fácil. Rocíalas con un spray antiséptico y utiliza un paño para limpiar los cristales. Recuerda utilizar un paño que no deje residuos.