Te contamos algunos trucos para poder limpiar mejor elementos de la casa que se te resisten.

La alfombra que situamos en la entrada de casa y usamos para limpiar la suela de zapatos al entrar, acumula muchos ácaros y suciedad. Mantenla limpia una vez al mes como mínimo. Y sitúa el zapatero en el recibidor, así te podrás quitar los zapatos en cuanto llegues y ensuciarás menos.

Ten en cuenta este consejo a la hora de limpiar el polvo de los muebles. Antes de hacerlo tienes que pasar la aspiradora, ya que si no lo haces puedes mover alguna suciedad que acabe otra vez en los muebles.

Las cortinas son ese elemento del salón que siempre dejamos para limpiar en otro momento. El aspirador puede convertirse en el mejor aliado para esto y tendrás un resultado perfecto.

En la cocina, comienza limpiando sitios que entran en contacto directo con los alimentos. El final de la limpieza será el suelo, primero aspirando y después desinfectando.

A la hora de limpiar el dormitorio la cama es uno de los elementos clave. Ve más allá de las sábanas: no olvides darle la vuelta al colchón al menos una vez al mes para que se ventile, y limpiar el polvo de debajo de la cama.