fbpx

1 Rutina de limpieza planeada

Una cuestión para hacer todo tan rápido en materia de limpieza es seguir siempre una rutina de limpieza planeada. Es tener siempre la misma idea en la cabeza a la hora de hacer la tarea. Como por ejemplo los hoteles, las encargadas de limpieza realizan el trabajo en etapas que siempre son las mismas; lo primero que se limpia es la cama.

2 Abrir las ventanas

La Luz natural no engaña y es el mejor detector de suciedad. Por eso, abre las ventanas para limpiar y no fallarás. ¿Nunca te pasó que limpiaste con las cortinas cerradas y cuando pensaste que habías terminado y las abriste, volviste a ver el polvo por todas partes? Abre siempre las ventanas al comenzar a limpiar para tener buena visión, ventilar bien la habitación y poder trabajar con productos de limpieza sin aspirar todos sus químicos. Puede ser un primer paso en tu rutina de limpieza planeada.

3 Limpieza de todos los muebles

Céntrate en la limpieza de los llamados muebles suaves. Son los que mayor cantidad de polvo acumulan y que posteriormente se expanden fastidiando rápidamente todo tu trabajo. 

4 Proteger la cama

Seguro que por las noches quieres descansar en tu cama de una forma confortable, pues cuídala. Es como la experiencia que tienes cuando llegas a la habitación de un hotel; siempre es buena ¿Quieres saber cómo cuidan el colchón en los hoteles? Lo preservan con protectores, al igual que a las almohadas. No solo evitarás que tus almohadas y colchón se manchen, sino que impedirás que se llene de alergénicos y aumentarás su durabilidad. ¿No es genial?

5 Nunca mezclar productos de limpieza

No mezcles productos de limpieza. Determinados productos de limpieza pueden generar vapores tóxicos con su mezcla, y este es uno de los errores de limpieza más comunes que cometemos. Utiliza paños de colores para saber cuál has utilizado para cada producto. 

6 Cuida tus aparatos de limpieza 

Procura limpiar o cambiar el filtro de la aspiradora, también su bolsa; verificar la enceradora en el caso de que la utilices y vigilar la  la bolsa de tu aspiradora, chequear que la enceradora no esté obstruida, y limpiar cada tanto la plancha.