fbpx

Belleza y utilidad, dos características que convierten al mármol en un material ámpliamente utilizado tanto en decoración como en construcción. Es un material muy resistente y puede durar para siempre. A pesar de esto, es muy poroso con tendencia a la aparición de manchas y grietas, por lo que requiere un mantenimiento regular.

En Learsy contamos con años de experiencia en la limpieza de este tipo de suelos, por eso te contamos cómo hacer que tu suelo de mármol quede limpio y brillante de una manera sencilla y casera.

 

Pulido de Mármol a Mano

Los limpiadores convencionales son demasiado fuertes para el delicado mármol y pueden hacer que pierda su brillo. Por lo que os damos unos sencillos pasos a seguir sin estropear nuestro suelo:

  1. Barrer y fregar. Debemos acabar con las manchas utilizando un jabón limpiasuelos suave. Frotaremos suavemente las manchas y enjuagaremos completamente.
  2. Para pulir el mármol existen una gran cantidad de productos, pero una solución muy útil y sencilla para casa es utilizar bicarbonato. Diluyendo tres partes de bicarbonato en una de agua y aplicando la pasta resultante como una fina capa. Dejamos secar durante un par de horas.
  3. Una vez esté seco, lo retiramos y damos brillo con un paño limpio.

El pulido a mano es efectivo únicamente cuando se han retirado completamente todas las manchas o cuando las baldosas son relatívamente nuevas. El constante desgaste acaba deslustrando el acabado del mármol, revelando pequeños arañazos con el tiempo. Aunque esto no debe preocuparos, restaurarlo a su brillo original es un proceso árduo y delicado pero en Learsy somos profesionales en el abrillantado del mármol y prometemos dejarlo como nuevo.

Si tiene suelo de mármol en su comunidad o empresa y quiere que vuelva a brillar como el primer día, pídanos presupuesto sin compromiso.