fbpx

Hoy queremos hablarte cómo debe limpiarse una campana de acero inoxidable para que quede impecable y no se vea la suciedad acumulada por el uso. Es, de la cocina, lo que más se ensucia, pues quedan en ella todas las grasas.

A la hora de limpiarla está bien que sea de acero inoxidable porque da facilidades de limpieza y requiere, eso sí, de un tratamiento específico.

Lo primero de todo es eliminar absolutamente toda la grasa que tenga adherida la campana. Emplearemos un quitagrasas en espray con el que enchufaremos directamente a la campana. Eliminamos después el producto sin frotar con estropajo ya que rayaríamos el acero. El trapo húmedo es la solución.. Con él eliminamos toda la grasa y el producto y después secamos la superficie. El trapo se puede enjuagar con agua tibia. Al terminar, puedes utilizar un abrillantador.

Te recomendados que limpies la campana extractora a menudo, no es bueno dejar los restos tanto tiempo acumulados.

El acero inoxidable es estupendo porque el mantenimiento y la limpieza son más sencillos si lo comparamos con otros materiales. Aguanta muchos años, además, si lo cuidamos bien. Las bacterias no quedan adheridas como sí ocurre con otros materiales de cocina. Aguanta bien altas y bajas temperaturas sin que afecte a la elaboración de los alimentos.